Las familias de la comunidad de Alto Huarca, distrito de Yauri, en la provincia de Espinar, están denunciando el abuso de autoridad por parte de la Policía Nacional y la empresa minera Glencore Antapaccay. Alrededor de diez ciudadanos, entre mujeres y varones, han sido golpeados y amenazados con el objetivo de desalojarles de sus terrenos, de los cuales hay tres heridas de gravedad.

El último martes 03 de abril un contingente policial junto con maquinarias y ocho funcionarios de la mina Glencore Antapaccay, de manera sorpresiva, se hicieron presentes en la comunidad de Alto Huarca con el objetivo de desalojar a las familias de la zona. Con la seguridad de que sus terrenos no se encuentran en venta, las madres de familia y abuelas se enfrentaron a la policía para defender sus viviendas. Los efectivos sin ningún reparo empujaron, patearon e insultaron a Rocío Huaquira, María Huaquira y Eufrosina Umasi quienes resultaron gravemente heridas.

Eufrosina Umasi entre llantos relató a Derechos Humanos sin Fronteras que la empresa minera viene hostigando de día y noche a la comunidad de Alto Huarca para que vendan sus terrenos y esta pueda ser utilizada para una carretera de uso exclusivo de la empresa.  Personal de Antapaccay les dijo que pueden comprar los terrenos a doscientos dólares; si no aceptan se hará este pago al Estado y ellas no recibirán nada. Eufrosina agregó que ni bien se hizo presente a la zona un abogado y un periodista los efectivos policiales no pudieron sustentar la intervención.

Como se sabe, el proyecto minero Antapaccay de la Suiza Glencore extrae concentrado de cobre en la zona, y actualmente se encuentra en fase expansión del tajo norte, por ello vienen aperturando nuevas vías internas para la circulación de sus vehículos. No es la primera vez que la població de la zona denuncia estos abusos.

Vía Derechos Humanos sin Fronteras