Julio Guzmán, líder de Todos por el Perú explicó a La República que un eventual gobierno suyo dejará de lado las ideologías para priorizar la política preventiva.

¿Deberá el Estado elaborar su propio Estudio de Impacto Ambiental (EIA) para los proyectos mineros más controversiales?

Ya existe un procedimiento y lo ideal sería que sea el Senace, que es la entidad que tiene el mandato de revisar los estudios de impacto ambiental, la que finalmente dé la aprobación de esos estudios. Hoy, el que sigue teniendo esa responsabilidad es el Ministerio de Energía y Minas y por lo tanto hay un conflicto de interés importante. No se puede, a la vez, decidir sobre los estudios técnicos de la factibilidad del proyecto y al mismo tiempo decidir sobre los estándares de protección al medio ambiente. Esta segunda norma tiene que estar en el Senace, que le compete al Ministerio del Medio Ambiente. De esa forma vamos a darle mayor credibilidad al Estado en sus aprobaciones de los proyectos mineros.

¿La consulta previa debería ser un mecanismo vinculante?

Lo que queremos es que se proteja el medioambiente y se proteja el interés de las comunidades. Yo no estoy seguro que la consulta previa lo permita. Si no se diseña bien, si los criterios no están bien establecidos, si no hay un buen monitoreo y regulación del Estado, la consulta previa puede ser manipulable, justamente en contra de los intereses de las comunidades que son las que queremos defender.

Para respaldar el interés de las comunidades y del medioambiente, lo que necesitamos es un Estado fuerte, que esté presente y ahí nosotros tenemos una propuesta que es el diseño del “Sistema de Gestión de Conflictos Sociales”, que tenga una política preventiva, por primera vez en la historia del Perú, para afrontar la conflictividad. Cada proyecto minero es distinto. Yo he estado en la Presidencia del Consejo de Ministros y les puedo decir que cada proyecto minero en cada región tiene dinámicas distintas, intereses distintos y retos distintos. No puedes aplicar una misma herramienta para todos. Pero lo que sí se puede hacer para todos es una política preventiva, el Sistema Nacional de Gestión de Conflictos Sociales que estamos proponiendo es el fortalecimiento de la Oficina Nacional de Diálogo y Sostenibilidad, con tres patas. Una pata que tenga que ver con inteligencia e investigación, para identificar años antes, quiénes son los actores, cuáles son los intereses, cuáles son las frustraciones. Una segunda pata que tenga que ver con los operadores políticos, los que conversan y negocian. Una tercera pata que son las mesas de desarrollo que son  los compromisos que tiene el Estado para que las comunidades estén tranquilas y satisfechas. Esa oficina nacional tiene que tener una cabeza con rango de ministro y tiene que participar en todos los consejos de ministros, todas las semanas, llamándoles la atención a todos los ministros de cuál es su rol, su compromiso y qué es lo que tiene que hacer para poder resolver la conflictividad. Cada ministerio debería tener un equipo mínimo de 4 a 5 personas para que le hagan el trabajo al ministro y así puedan conectarse las decisiones del presidente de la República, el Consejo de Ministros y la Oficina Nacional de Diálogo y Sostenibilidad.

¿Cómo hará para garantizar que se concreten los proyectos mineros en marcha?

Utilizando lo que en el Perú no existe que es política preventiva. El estado peruano no puede ser un bombero que va cuando ya se incendió la pradera y eso es lo que hemos hecho en los últimos años. La minería convive y puede seguir conviviendo, pero para eso necesita un Estado presente. Siempre van a haber grupos violentistas, siempre van a haber empresas que van a ser prepotentes y arrogantes. La diferencia la hace el Estado con una política preventiva, nosotros vamos a construirla y ese es una de las patas principales, el Sistema Nacional de Gestión de Conflictos Sociales, para adelantarnos años a cada proyecto y poder gestionarlo de tal forma en la que la inversión privada pueda estar garantizada y también los derechos de las comunidades y el medio ambiente.

 

Para leer la publicación original, ingrese aquí.