Los pueblos indígenas de la selva central iniciaron un paro indefinido con el bloqueo de casi una hora de la carretera central en demanda al cumplimiento de los compromisos acordados con el Ejecutivo desde el 2008.

Los dirigentes de las diversas comunidades nativas –en su mayoría ashaninkas–, reunidos en el distrito pasqueño de Puerto Bermúdez, acordaron anoche que continuarán con la medida de fuerza hasta que llegue al lugar el presidente Pedro Pablo Kuczynski o el jefe del gabinete ministerial, Fernando Zavala.

Así se lo hicieron saber al jefe de la Oficina de Diálogo y Sostenibilidad de la Presidencia del Consejo de Ministros, Rolando Luque, y otros tres representantes del Ejecutivo, quienes llegaron a Puerto Bermúdez para dialogar con los manifestantes.

El presidente de la Federación de comunidades ashaninkas del valle del Pichis, Jorge Chauka, advirtió de nuevos cierres de vías si no son atendidos en sus demandas por el Gobierno, que en la campaña electoral les ofreció mejoras para impulsar su desarrollo.

Según el dirigente, las comunidades han suscrito desde el 2008 diversos acuerdos con el Ejecutivo, pero estos no se han cumplido y están cansadas de esperar una atención que nunca llega.

En mayo del 2016, recordó el comunicador indígena Héctor Lázaro, el entonces candidato Kuczynski se reunió con dirigentes nativos y les ofreció titular las tierras comunales y crear el viceministerio de pueblos originarios.

Precisamente, entre las demandas de los nativos está la titulación de sus tierras y la anulación de los títulos de predios individuales ubicados en territorios comunales. Asimismo, la mejora de servicios de salud y educación, implementación de programas sociales, modificación de la ley de áreas protegidas y ejecución de proyectos de desarrollo que los ayude a superar la pobreza.

Por su parte, Luque sostuvo que existe la mejor voluntad para llegar a un acuerdo con las comunidades.