Isabel Gonzáles, de la ONG Derecho Ambiente y Recursos Naturales, comenta que si bien no existe una cifra exacta de bosques en tierras de comunidades indígenas, esta es bastante significativa, aproximadamente 12 millones de hectáreas.

Por ello, las comunidades son un importante actor, pues gracias a cómo manejan los bosques, a base de sus conocimientos tradicionales, puede frenarse la creciente presión sobre éstos.

Actualmente, se viene implementando al sector forestal de una nueva política, que incluye la ley forestal -en proceso de reglamentación-, el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR), la creación de las Autoridades Regionales Ambientales, etc.

En todos estos instrumentos hay coincidencia respecto a la relevancia del actor indígena en los bosques, la necesidad de conocerlo, respetarlo, valorarlo y, sobre todo, a base de sus particularidades, adaptar los instrumentos para que la gestión forestal responda a su realidad.

Sin embargo, ello no es suficiente para que se realice en la práctica, ya que se requiere que el reconocimiento de esta realidad y su necesidad, aterricen con la implementación de normas y procedimientos sencillos y que estos cambios se acompañen de una asistencia técnica adecuada; a fin de seguir asegurando la prevalencia de los bosques.

Recientemente, en Ucayali se desarrollaron propuestas para hacer más sencillo el acceso al bosque comunal con fines comerciales; entre ellas para la elaboración del plan de manejo, así como del procedimiento y requisitos para la obtención del permiso forestal; además se fortaleció con especialistas las oficinas encargadas del permiso, demostrándose que el personal especializado con capacidad de coordinación mejora significativamente los procesos de acceso al bosque.

Esta adaptación de instrumentos para la gestión forestal que responda a la realidad indígena no debe ser un esfuerzo aislado de algunas regiones, sino debe ser un trabajo de alcance nacional y sostenible; afortunadamente, la autoridad nacional forestal lo ha priorizado, convocando a un conjunto de actores para que trabajen una propuesta, facilitándose así el acceso de las comunidades al bosque con fines comerciales.

En ese sentido, conocer la experiencia desarrollada en Ucayali resulta importante.