Esta publicación de Oxfam y el Centro Peruano de Estudios Sociales (CEPES) reúne tres estudios que dan cuenta de algunas de las principales características de la modernización de la agricultura peruana en los últimos años: su rasgo agroexportador sustentado en la concentración de la propiedad de la tierra agrícola en neolatifundios, el otorgamiento de grandes subsidios públicos orientados a la expansión y consolidación de dichos latifundios, y el papel de las corporaciones familiares, visto a través del Grupo Gloria. Casi medio siglo después de que se ejecutara una reforma agraria que eliminó las grandes propiedades agrícolas, el campo peruano regresa a una estructura de tenencia de la tierra bipolar, particularmente en la costa: pocos tienen mucho, muchos tienen poco.